JOSÉ RAMÓN OULEGO | CRIPTOMONEDAS

¿Criptomonedas? ¿Bitcoin? ¿De qué estamos hablando? Le hemos preguntado a José Ramón Oulego, miembro del IPISC CONSULTATIVE WG en European Securities and Markets Authority (ESMA)


Foto:José Ramón Oulego.

JOSÉ RAMÓN OULEGO

Miembro del IPISC CONSULTATIVE WG en European Securities and Markets Authority (ESMA).

www.oulegoabogados.com/



V.- Hola, José Ramón. Hablemos de un tema de actualidad como es el dinero digital y las criptomonedas.

JR.- El dinero digital no es un concepto nuevo. Los pagos con tarjetas de crédito, por ejemplo, son dinero digital o las transferencias bancarias. Es dinero que circula por internet, pero regulado. La criptomoneda es una moneda virtual que tiene valor comercial, pero no está regulada.


V.- ¿Todas las monedas tienen valor comercial?

JR.- No. Las monedas usadas en aplicaciones, por ejemplo, no tienen valor comercial, pero las criptomonedas, sí. El BCE definió las monedas virtuales como: “un tipo de dinero digital no regulado, el cual es emitido y, generalmente, controlado por sus desarrolladores, usado y aceptado entre los miembros de una determinada comunidad virtual”.



"La criptomoneda es una moneda virtual que tiene valor comercial, pero no está regulada".



V.- ¿Cómo surgen las criptomonedas?

JR.- Las criptomonedas se basan en una tecnología conocida como Blockchain o cadena de bloques, desarrollada por Stuart Haber y W. Scott Stornetta en 1991. En 2009 una persona o grupo de personas que actuaron con el Pseudónimo de Shatoshi Nakamoto la aplicaron al dinero digital y nació el Bitcoin con la filosofía de liberar el flujo de dinero de los bancos y hacerlo directamente entre personas.





V.- ¿Y quién las controla?

JR.- Las criptomonedas están descentralizadas y no están respaldadas por los estados. Su principal ventaja es que permiten realizar transacciones monetarias más rápidas y baratas al no contar con intermediarios. Son transacciones más seguras y privadas. Su proceso de emisión se conoce como minado. Al contrario que el dinero tradicional, la moneda digital es finita. Solo se emite un número determinado de unidades. Por ejemplo, en el caso del Bitcoin se van a minar 21 millones y actualmente hay alrededor de 18,7 millones. Es algo similar a lo que ocurre con el oro, una reserva finita.



"Hablamos mucho de criptomonedas y poco de blockchain, cuando la verdadera revolución viene de la mano de los bloques".



V.- ¿Por qué se habla tanto de ellas ahora?

JR.- Las criptomonedas, y principalmente el Bitcoin, han ganado popularidad en los últimos años debido a que han sido utilizadas como valor refugio, como el oro. Por eso se habla del Bitcoin también como un criptoactivo. También se usa como valor de inversión debido a su volatilidad. En el último año su cotización se ha multiplicado exponencialmente, a lo que ha contribuido definitivamente que Elon Musk pusiera aquel Tweet en enero: #Bitcoin; al invertir en este criptoactivo, lo que disparó su cotización un 20%.


V.- Claro, eso ha aumentado el interés en bitcoin.

JR.- Siguiendo con la comparación con el oro creo que actualmente hay una “fiebre del Bitcoin”. El Bitcoin es un activo muy volátil. Si seguimos su cotización diaria podemos ver una oscilación de más del 10% al día. Un inversor profesional que conoce el mercado y sabe especular puede provecharse de esa volatilidad, pero un inversor minorista puede entrar en pánico y vender con una pérdida importante. Esto es algo que la gente debe saber porque si ves las noticias, parece que Bitcoin es la gallina de los huevos de oro... seguimos con la comparación con el oro (se ríe)... y no es tan cierta esa imagen.





V.- ¿Hay estafas?

JR.-Las estafas con Bitcoins están a la orden de día. Esta semana contactaron conmigo varios afectados por una presunta estafa piramidal cometida en el arbitraje de Bitcoins, intermediación en la compra y venta de Bitcoins a cambio de un porcentaje. Se ofrecían rentabilidades variables máximas de un 15%. Los clientes depositaban sus bitcoins atraídos por estas rentabilidades y se encontraban con que obtenían los réditos prometidos al principio, pero al cabo de los meses, se dejaron de percibir hasta que quisieron retirar su dinero y ya no pudieron. Estamos pendientes del resultado del procedimiento penal, pero todo parece indicar que es una estafa piramidal “de libro” y según mis últimas informaciones afecta a más de 32.000 personas y decenas de millones de euros.


V.- No todo es bitcoin, ¿verdad?

JR.- A raíz de Bitcoin han surgido nuevas criptomonedas basadas en Blockchain de nueva generación como Etherum o, más recientemente, Cardano. Blockchain tiene multitud de utilidades debido a la seguridad que aporta, desde contratos inteligentes o smartcontracts hasta almacenamiento de cualquier tipo de datos. Es un libro de cuentas gigante en el que los registros, los bloques, están enlazados y cifrados para proteger la seguridad y la privacidad. Es decir, es una base de datos distribuida y segura que se puede aplicar a todo tipo de transacciones, no solo económicas. En esa cadena de bloques tiene que haber varios usuarios, los nodos, que verifiquen y validen las transacciones. Hablamos mucho de criptomonedas y poco de Blockchain, cuando la verdadera revolución viene de la mano de los bloques.


V.- ¿Qué debemos tener en cuenta?

JR.- Hay que tener una serie de precauciones como comprar en plataformas (exchanges) contrastadas, aunque las comisiones puedan ser un poco más altas; hacer los pagos siempre por transferencia bancaria para poder seguir el rastro al dinero en caso de cualquier incidencia; y tener los bitcoins en un monedero (wallet) frío, un soporte físico externo, y no en uno caliente, la propia plataforma o en la nube. Hay que tener mucho cuidado con el bombardeo de ofertas de compra de Bitcoins y, sobre todo, aquellas hechas por influencers en las que se ofrece por una pequeña inversión en Bitcoins una alta rentabilidad. El sentido común aplicado a la era digital.



"El sentido común aplicado a la era digital".



V.- ¿Se pagarán salarios con criptomonedas?

JR.- La finalidad principal de las criptomonedas es servir de medio de pago aprovechando las facilidades que da la tecnología Blockchain, aunque actualmente se utilicen más como reserva de valor. Si un vendedor acepta el pago en Bitcoins, éste se puede efectuar. Su futuro y su utilización como medio de pago depende, en gran medida, de la fe de los usuarios y de los posicionamientos de los distintos estados ante este fenómeno. Actualmente podemos pagar a nuestros empleados con Bitcoins, aunque al no ser dinero de curso legal, dicho pago debe ser considerado como pago en especie.







©2021 | Revista VEINTE de Recursos Humanos

Política de privacidad