IMELDA RODRÍGUEZ ESCANCIANO | Liderazgo auténtico

Doctora en Ciencias de la Información y especialista en Comunicación Estratégica e Imagen Política

www.imeldarodriguez.com


Doctora en Ciencias de la Información y especialista en Comunicación Estratégica

e Imagen Política. Investigadora, profesora universitaria y consejera de Asuntos Públicos. Autora del libro “Imagen Política” (Planeta) y creadora del modelo y método AIPoC (Análisis de Imagen Política Contrastada), un sistema inédito y de referencia para el alto asesoramiento de dirigentes, organizaciones e instituciones.

Foto: Imelda Rodríguez Escanciano.


Empezamos hablando y nos comenta que "la pandemia ha cambiado muchas cosas y sus consecuencias durarán muchos años, también en lo que se refiere al propio concepto del liderazgo".


V.- Hablemos de liderazgo, ¿ha afectado la pandemia al concepto de liderazgo?

IRE.- Aunque ya se estaba fraguando, esta gran crisis mundial, y ahora acentuada con la invasión de Putin a Ucrania y todas sus repercusiones a nivel global, está provocando una nueva tipología de políticos, de instituciones y de gobiernos.


V. ¿Cuáles?

IRE.- Hoy se reconoce a un líder por la capacidad que tenga de realizar sus palabras, es decir, de combinar acertadamente su habilidad comunicativa con la aptitud de provocar resultados.



"La autenticidad es el mayor propulsor del liderazgo, en el ámbito político, social o empresarial, en este nuevo tiempo".




V.- ¿Es tan importante la comunicación?

IRE.- Hubo un tiempo en el que comunicar no era imprescindible paralas organizaciones o para los dirigentes. Hoy es impensable, porque el liderazgo no puede prescindir de la destreza comunicativa, como no puede hacerlo tampoco de la inteligencia ejecutiva o l a bondad. Por eso el desarrollo de una comunicación eficaz y de una gestión basada en los hechos es imprescindible para detectar el liderazgo de las organizaciones.


V.- ¿Y es una moda de liderazgo o se va a mantener en el tiempo?

IRE.- Estamos ante una tendencia de liderazgo que ha llegado para quedarse. El liderazgo de este nuevo tiempo tiene que ser capaz de provocar una autoridad útil, conectada siempre con la autoridad moral. En política, por ejemplo, los ciudadanos hoy votan emociones, razones y soluciones. Este es el itinerario para el éxito de dirigentes, instituciones y organizaciones.


V.- ¿Hablas de autenticidad?

IRE.- La autenticidad es el mayor propulsor del liderazgo, en el ámbito político, social o empresarial, en este nuevo tiempo.


"Ser hacedores de esperanza es la habilidad más vanguardista que existe en estos momentos".



V.- ¿Y a qué llamamos autenticidad?

IRE.- La autenticidad está formada por una serie de valores de los queme gustaría destacar dos: la firmeza y la compasión. La firmeza es la alta capacidad de orientar el talento hacia la consecución de resultados, en el tiempo exacto. Y la compasión se centra en la habilidad para empatizar con los sentimientos y emociones delos ciudadanos y tener la competencia de solventar sus necesidades, frenar sus miedos o reconducir sus incertidumbres. Esto es esencial en la gestión de políticas públicas y en cualquier ámbito organizativo y empresarial. La autenticidad, que forja liderazgos transformadores, está también formada por la inteligencia práctica, la contundencia, el equilibrio o el sentido común.


V.- ¿Y es lo mismo autenticidad que carisma?

IRE.- No. En mi último libro "Imagen Política. Modelo y método” hago varias referencias a la figura histórica de Napoleón Bonaparte, precisamente, para diferenciar lo que es carisma delo que es autenticidad. El carisma no siempre provoca el bien común. La autenticidad, en cambio, siempre lo consigue.



"El carisma no siempre provoca el bien común. La autenticidad, en cambio, siempre lo consigue".



V.- ¿Ahí está la clave?

IRE.- Por eso contamos con líderes auténticos, que también son carismáticos; pero no todas las personalidades que tienen carisma consiguen evolucionarla hacia la autenticidad. A Napoleón le gustaba almorzar con sus tropas para mostrar un perfil de cercanía al pueblo y, de esta manera, deslumbrar a la opinión pública. Solía afirmar que la clave estaba en ser “vendedores de esperanza”.


V.- ¿Y no hay que ser vendedores de esperanza?

IRE.- En el libro explico que la clave de esta nueva era está en ser “hacedores de esperanza”, es decir, en el hecho de que nuestras figuras políticas, públicas, nuestros gobiernos y organizaciones sean capaces de provocar cambios positivos en la realidad cotidiana de las personas, en el momento preciso, además. Esto diferenciará a los buenos dirigentes de los mejores. Ser hacedores de esperanza es la habilidad más vanguardista que existe en estos momentos.





V.- ¿Cómo llegamos a la autenticidad?

IRE.- La imagen política actual, es decir, la imagen del poder... aplicable no solo a la política sino también a cualquier figura pública o a cualquier organización... es pasión, compasión y fascinación. En estas tres categorías se articula el liderazgo auténtico, precisamente.


V.- ¿Por qué pasión, compasión y fascinación?

IRE.- La pasión es la capacidad de influir en la opinión pública a través del beneficio que el desarrollo de ese liderazgo provoca en los demás. La compasión, como señalaba anteriormente, es una empatía que no se queda únicamente en la superficie, es decir, que actúa para cambiar las cosas. Y la fascinación es la admiración social basada en la vigorosa eficacia que representa esa institución, ese político o ese dirigente en la reparación de las situaciones problemáticas y enla generación de proyectos y de itinerarios de progreso y prosperidad.


"El desarrollo de una comunicación eficaz y de una gestión basada en los hechos es imprescindible para detectar el liderazgo de las organizaciones".


V.- ¿Ya no valen las clásicas estrategias de imagen?

IRE.- Ninguna estrategia falla si se fundamenta en la autenticidad del líder. Cuando no se desarrolla así es cuando realmente aparecen los riesgos de fracaso, que denotan además una evidente mediocridad. Crear marcas que no respondan a la identidad de un candidato o de una organización es ineficiente a a todas luces y nada consistente. La clave está en asesorar la imagen pública de políticos, empresarios, partidos o instituciones desde sus

rasgos verdaderos, gestionando sus fortalezas y moderando sus debilidades. Aquellos equipos asesores que se empeñan en crear candidatos o directivos como si fueran clones de otras figuras que han tenido notoriedad, suelen fracasar estrepitosamente en el intento.


"La clave está en asesorar la imagen desde sus rasgos verdaderos".


V.- ¿Qué más tienen que saber los asesores?

IRE.- Están llamados a saber desarrollar una labor profesional desde la autenticidad y esto supone contar con herramientas para hacerlo con la mayor precisión posible. Por eso revelo en el libro mi método de Asesoramiento de Imagen Política Contrastada, el Método AIPoC que desde hace más de diez años está siendo aplicado con profusión para el alto asesoramiento de figuras políticas, públicas y organizaciones para transformar su autenticidad en éxito, generando carismas duraderos, capaces de conectar fuertemente con

los anhelos de los ciudadanos. Y que permite también calcular el estado de este liderazgo permanentemente. Sin esta cultura de la evaluación es imposible conocer en qué nivel se encuentra la aceptación del liderazgo de un dirigente. Es imprescindible contar con buenos dirigentes, buenos políticos y buenos asesores.


V.- Por cierto, fuiste la rectora de la Universidad Europea Miguel de Cervantes entre 2014 y 2020, la más joven de la historia de España en ostentar tal cargo.

IRE.- Sí, fue un honor ser la Rectora. Fue un tiempo repleto de un trabajo intenso, de objetivos cumplidos y de grandes satisfacciones. Asumí esta gran responsabilidad desde una vocación de servicio a la comunidad universitaria y a la sociedad en general, con el propósito de impulsar el desarrollo estratégico de esta Institución, que resultaba imprescindible en aquel tiempo. Y lo logramos. Los resultados revelan, por ejemplo, el potente crecimiento de la Universidad en número de titulaciones de grado, máster y doctorado; en número de estudiantes; en proyectos innovadores para fomentar la

empleabilidad de los titulados; y en un compromiso social útil articulado desde la transferencia de conocimiento y la cooperación institucional. Fueron años cruciales, en

los que pude aprender mucho dirigiendo el talento de los distintos equipos hacia un crecimiento de la Universidad trascendental.









Logo VEINTE.png