CARMEN COSTAS | Lego ¿Serious Game?

Actualizado: ene 30

Metodología LEGO®SERIOUS PLAY. Hablamos con Carmen Costas, especialista en Estrategia e Innovación y facilitadora certificada.


Foto: Carmen Costas

Estrategia & Innovación.

Facilitadora LEGO®SERIOUS PLAY

www.4blocks.es | www.cousasserias.com



V.- Lego en las empresas ¿No te han dicho alguna vez que jugar es cosa de niños?

CC.- A veces; pero si lo pensamos bien, cuando los niños y los adultos jugamos a algo: al ajedrez, al pilla-pilla, al parchís… ¿Qué hacemos en realidad?


V.- ¿Qué hacemos?

CC.- Pues lo que sucede es que, de forma lúdica, nuestra mente, consciente e inconscientemente, arranca un proceso creativo con el fin de alcanzar un objetivo: comer las fichas del parchís, encontrar las chocolatinas, etc.

Y esta es la base de la Metodología LSP: juego serio, siguiendo unas reglas, con un tiempo definido, en el que cada participante puede usar su imaginación y pensar de forma diferente al habitual, para obtener distintas alternativas sobre el tema a tratar.


V.-¿Cómo nos ayuda a pensar diferente?

CC.-Ocho o diez personas alrededor de una mesa llena de ladrillos, otras piezas Lego y animales DUPLO en el centro. "Esto, ¿qué es?" "¿Vale para algo o se trata de pasar un buen rato?". Pues vale, y mucho. Es un proceso que se utiliza para encontrar soluciones. Sorprende hasta qué punto la mente conecta con nuestras manos y, sin ser conscientes, construimos con ladrillos y componentes LEGO ideas, sentimientos u opiniones que nunca habíamos verbalizado; es más, ni siquiera éramos conscientes de su existencia.


V.- ¿Se trata de creer en la metodología?

CC.- De confiar en el proceso y ¡en nuestras manos! Permitir que fluyan nuestras ideas sin condicionamientos y apostar por el potencial que hay en nuestras mentes. No importa que jamás hayamos jugado con legos o tengamos la creencia de que “no somos creativos”, la metodología rompe esos bloqueos y prioriza nuestros talentos.



"La mente conecta con nuestras manos y, sin ser conscientes, construimos con ladrillos y componentes LEGO ideas, sentimientos y opiniones que nunca habíamos verbalizado".



V.- ¿Y para qué nos puede servir?

CC.- LSP es una metodología que permite múltiples aplicaciones. Pueden diseñarse talleres para mejorar una situación, crear nuevos escenarios, etc. Esto es muy importante. Los workshops han de crearse siempre de forma individual para cada reto a abordar y según el perfil de los participantes. Insisto mucho con el “reto”: una empresa que quiere lanzar un nuevo producto o servicio, ampliar su mercado, alinear al personal de un departamento, construir valores corporativos, potenciar sus ventas, etc. En cualquiera de estos casos, se diseña y se pone en marcha un proceso de construcción que facilita entender en 3D lo que piensan y sienten los miembros de una entidad sobre el tema en cuestión. Se identifican distintas interpretaciones de una realidad, se comparte las visiones y se crean soluciones por parte de todos los participantes.




"Juego serio: obtener un resultado, con unas reglas, durante un tiempo definido, donde cada participante puede usar su imaginación y pensar de forma diferente a la habitual, para obtener distintas alternativas sobre el tema que van a tratar".


V.- ¿El facilitador o la facilitadora son un elemento clave?

CC.- Sí, la figura clave es el facilitador o la facilitadora, la persona certificada que conoce bien la metodología y cómo aplicar sus principios para que fluya el proceso de forma eficaz en todo el grupo. Las preguntas, la dinámica, mantener a los participantes en el modo adecuado para que consigan el objetivo es fundamental y forma parte de su rol en el proceso.


V.- ¿Y qué es lo que hacen los y las participantes?

CC.- Los participantes responden a las preguntas que va haciendo el facilitador construyendo conceptos abstractos de forma tridimensional. Para ello usan los ladrillos lego y explican sus construcciones en cada dinámica. ¡Son muy importantes las metáforas! Con esas construcciones, llamados modelos, se transmite conocimiento al resto, se crea nuevo conocimiento y/o se toman decisiones en grupo a través de los modelos compartidos. La metodología facilita la participación 100/100; esto es, con LSP todos intervienen y aportan, eliminando estas reuniones o métodos donde el 80% de las ideas y decisiones suelen venir del 20% de los asistentes.


V.-¿Y cómo lo viven quienes participan en la dinámica?

CC.- La verdad es que verlo, sin vivirlo, genera cierta incredulidad y curiosidad. En un workshop con un equipo participante multidisciplinar de directivos, plantilla y clientes; una de ellos, tras la primera dinámica, tras construir y compartir su modelo, abrió mucho los ojos exclamando: “Esto es magia”. Y conforme avanzaba la sesión todavía se mostraba más asombrada. ¡Magia! Creo que define lo que provoca, en cierta forma.


V.- ¿Y se puede hacer de forma virtual?

CC.- Hay una cuestión imprescindible que forma parte de la metodología, y son los ladrillos LEGO seleccionados. Con ellos se construye el conocimiento y, sobre esa construcción, se cuenta el relato para explicar la idea u opinión que los participantes van identificando. Por ello, disponiendo cada participante de su pack de ladrillos Lego, puede aplicarse esta metodología en sesiones en remoto. Cierto es que no habrá personas alrededor de una mesa con ladrillos en el centro, pero en la medida en que exista un reto claro sobre el que trabajar, un facilitador y disposición por parte del equipo, se puede trabajar con eficacia.




"Los workshops han de crearse siempre de forma individual para cada reto a abordar y el perfil de participantes".



V.- Por cierto, ¿se puede unir a otras metodologías?

CC.- No solo se pueden crear sesiones con otras metodologías, sino que puede ser incluso recomendable combinarlas y que, en definitiva, aporten herramientas y maneras de trabajar complementarias, creativas y útiles para profundizar en la situación abordada. Vuelvo a insistir en que lo esencial es definir bien el reto sobre el que se quiere trabajar y construir cada dinámica “ad hoc” en la que las personas siempre estén en el centro. Yo la utilizo con Design Thinking en la fase de empatizar/explorar para comprender e identificar mejor los insights del usuario de nuestro servicio, producto o área de negocio que queremos transformar.

©2021 | Revista VEINTE de Recursos Humanos

Política de privacidad