IESE confirma los beneficios en el medio ambiente y la calidad de vida mediante el teletrabajo

Un estudio del IESE indica que solo al 12% de las personas le gustaría trabajar de forma remota 5 días a la semana y que profesionales sin responsabilidades familiares tienen mayores dificultades para acceder a esta opción.


El IESE, la escuela de dirección de empresas de la Universidad de Navarra ha elaborado un reciente estudio en el que continúa investigando sobre uno de los focos de atención en torno al empleo que más interés ha despertado tras la pandemia: el teletrabajo.


Así, la profesora del IESE Mireia Las Heras -autora del estudio, experta en teletrabajo, conciliación trabajo-familia y liderazgo femenino- señala que, según los últimos datos de que dispone, “los beneficios del teletrabajo son reales, múltiples e impactan en áreas tan importantes como el medioambiente, la racionalización del gasto público, la mejora de la competitivas empresarial, así como en la calidad de vida de los ciudadanos”.


Foto: Mieria de las Heras.


En el caso de la protección del planeta, las conclusiones de esta investigación son claras en cuanto a la reducción de la contaminación acústica, la disminución de la huella de carbono y de las aglomeraciones ciudadanas en las horas punta. Pero los beneficios no paran ahí, el gasto público también se reajusta gracias a disminuir la inversión en transporte público e infraestructuras, mejorar el rendimiento escolar por la presencia de los padres en el hogar y disminuir el gasto sanitario fruto de las bajas laborales por estrés.


Todo esto repercute en una mejora de la competitividad del tejido empresarial y nos convierte en un país más atractivo para la inversión privada internacional “además de reforzarnos como sociedad de cara a potenciales eventualidades sociales como la que hemos vivido” recuerda la experta.


Como consecuencia de todo ello, se produce una mejora sustancial en la calidad de vida de los ciudadanos en la que mejora su salud mental y bienestar emocional, baja la siniestralidad al reducirse los desplazamientos privados al trabajo y se evitan aglomeraciones de población en núcleos urbanos ya de por si saturados.


Sin embargo, es importante tener en cuenta que sólo al 12% de las personas le gustaría trabajar de forma remota 5 días a la semana, “pero el porcentaje sube hasta el 36% cuando los días de teletrabajo son 3 y alcanza un 32% en el caso de 2 días de trabajo en remoto”, apunta la profesora Las Heras.


Mujer y teletrabajo.


La experta señala que la sociedad todavía tiene que mejorar las condiciones en el binomio mujer y teletrabajo, “pues nuestro estudio también revela que las profesionales sin responsabilidades familiares tienen mayores dificultades para acceder al trabajo en remoto que aquellos que sí tienen y resultan más beneficiados por las compañías a la hora de poder escoger esta opción”. Además, explorando otras cuestiones relativas a este sistema de trabajo, cuando los encuestados son preguntados sobre su capacidad de concentración si trabajan en remoto, los hombres señalan en su gran mayoría que tienen muchas dificultades para hacerlo si hay niños en casa, “mientras que las mujeres con hijos no muestran tantas dificultades y son mucho más resilientes a la hora de llevarlo a cabo”


Por ese motivo, desde la escuela de negocio se señalan las condiciones ideales para el teletrabajo que son las siguientes: uno o dos días a la semana, sin nadie en casa o desde un coworking, con un jefe que ofrezca apoyo emocional e instrumental, la comprensión y el apoyo de la familia y, preferiblemente, para proyectos específicos que requieran de mayor concentración y trabajo individual. Por su parte, las empresas deben dar el paso definitivo para integrar la tecnología y la digitalización, estar abiertas a experimentar y que prioricen el servicio al cliente por encima de la operativa del servicio.


“El estudio no hace sino corroborar lo que la propia sociedad post pandémica nos manifiesta” explica Mireia Las Heras. La profesora comentó este y otros aspectos en un reciente encuentro coincidiendo con el lanzamiento en Valencia del Woman Executive Club de IESE, un espacio para promover el liderazgo profesional de las mujeres.


Este encuentro se suma a la apuesta estratégica que IESE ha hecho por la Comunidad Valenciana. Vinculada a este territorio desde la década de los 70, actualmente, la escuela ha reforzado su oferta formativa con el lanzamiento de su reconocido Programa de Alta Dirección de Empresas (PADE) que se une al Programa de Desarrollo Directivo (PDD), que han cursado más de 18.000 directivos en toda España y destacados líderes valencianos.

Logo VEINTE.png