El auge de los mandos intermedios destapa su necesidad de formación en gestión de personas

Las compañías reconocen el peso de estos perfiles para el futuro de las compañías, sin embargo, les preocupa que no estén formados en gestión de equipos.

Los mandos intermedios deben asumir nuevos roles enfocados sobre todo en la gestión de personas desde el inicio de la pandemia. Sin embargo, desde los departamentos de RRHH consideran que estos perfiles no están preparados para el liderazgo de sus equipos. Estas conclusiones han sido extraídas por Equipo Humano, la consultora valenciana de RRHH que ha trabajado para empresas como C&A Iberia, Stadler o Aquaservice, tras preguntar a cerca de noventa responsables de recursos humanos y gerentes de compañías de sectores tan diversos como la alimentación, la tecnología o la comunicación, entre otros.


Las nuevas exigencias en gestión de personas por parte de los mandos intermedios han despertado inquietudes entre sus responsables que observan deficiencias como la falta de formación en liderazgo de equipos. Para tratar de mitigar esta situación y ofrecer a los responsables de recursos humanos las herramientas necesarias para la gestión de sus mandos intermedios, desde Equipo humano han creado el Modelo Mando Intermedio de Sistema Global (MIM), un modelo pionero en España para la gestión de mandos intermedios.


Los responsables de recursos humanos ya no ven el teletrabajo como un inconveniente para el liderazgo de equipos. Sin embargo, observan que es necesario que los mandos intermedios mejoren su comunicación con el equipo que encabezan y que sean capaces de fidelizarlos. En este sentido, el modelo MIM ayuda al mando intermedio a encontrar el equilibrio perfecto entre todos los roles que debe asumir. Para ello, los expertos de Equipo Humano indican que es necesario que el profesional desarrolle al mismo tiempo aptitudes como líder, acogedor, desarrollador, comunicador, inspirador, motivador y embajador de la cultura empresarial.


La figura del mando intermedio es clave en una compañía como eslabón de unión entre el equipo directivo y sus trabajadores. En este sentido, la persona que ocupa este puesto “debe tener una perspectiva global del modelo de negocio, del cliente, del producto y de los procesos generales de la compañía”, afirma José Enrique García, director general de Equipo Humano.


El aumento de sus responsabilidades en gestión de personas ha sido uno de los aspectos que más ha mutado en los últimos dos años.


“Muchas veces estos perfiles se encuentran en la tesitura de tener que llevar a la práctica una estrategia que les ha sido asignada desde la dirección con el añadido de que, en numerosas ocasiones, no han sido formados en habilidades para la gestión de personas”.


José Enrique García, director general de Equipo Humano.



Logo VEINTE.png