· 

Carmen Amor - Adams

Carmen Amor

Carmen Amor
@CarmenAmor5
Directora
www.adams.es

Foto: Diego Gómez


V.- Vamos al grano: ¿qué formación os piden las empresas?
CA.- Sobre todo, Excel a nivel avanzado o Excel financiero. También piden idiomas, inglés. Alguno ha pedido chino, pero muy pocos, y también ruso. En Cataluña muchas inmobiliarias y empresas de hostelería nos han pedido aprender ruso con la llegada de rusos con alto poder adquisitivo a la zona.

 

V.- Informática, idiomas...
CA.- Y habilidades sociales: inteligencia emocional, dirección de equipos, negociación, gestión del tiempo. Pero no genérica, sino según las necesidades de cada empresa. Buscan una formación adaptada.


V.- ¿Y quién lo pide de la empresa?
CA.- Normalmente se dirige a nosotros el departamento de Recursos Humanos o contactamos nosotros con él. Algunos tienen necesidades detectadas, pero a otros les ofrecemos una herramienta propia para que descubran esas necesidades. A partir de ahí, desarrollamos el plan de formación.


V.- ¿Así de fácil?
CA.- No, hay que insistir. Las grandes empresas son las que están más concienciadas. Tienen procesos estandarizados y un plan de formación anual. Las pequeñas no lo hacen y es un error. No se dan cuenta de que tener al personal poco formado es lo peor para la empresa. Algunas se preguntan qué pasa si forman a sus trabajadores y luego se van. Mientras que las grandes saben que la formación hace que el trabajador sienta un mayor compromiso.


V.- ¿Qué les decimos a esas empresas?
CA.- Que las empresas confíen en su equipo y que lo formen. Hay una frase que nos gusta en Adams: estudiar para trabajar. Nos vale para nuestra línea de estudio de oposiciones, pero también para la formación de trabajadores. Si una empresa no hace equipo de trabajo, no es una buena empresa. Una empresa no se compone de trabajadores individuales, se compone de un equipo. La individualidad no conduce a nada.


V.- ¿Y preguntan por ayudas para formarse?
CA.- Normalmente, no. De hecho, muchas empresas desconocen vías para realizar formación.  Conocen la formación bonificada de FUNDAE que se descuenta de los seguros sociales y que, con los últimos cambios, ha caído mucho. Pero hay otros planes de formación continua a nivel estatal y autonómico que no conocen. Es formación subvencionada. Hace poco hablamos con una inmobiliaria y al saber de su existencia, mandó a cada trabajador a un curso diferente: e-commerce, atención al cliente... para que luego, lo pusieran en común entre ellos. Informamos a muchas empresas de estas posibilidades que desconocen.


V.- ¿Y cómo sabemos que la formación ha salido bien?
CA.- Además de porque han aprendido, porque te dan las gracias. Los participantes y las empresas.

No hay mejor recompensa que te den las gracias. Por la seriedad, por la profesionalidad… Hace poco, una empresa se quejaba por la cantidad de papeles que tenía que firmar para una formación bonificada, pero el día de la formación se presentó la inspección y al ver que estaban todos los papeles en regla, la empresa se sintió bien, contenta y sin miedo. Eso es lo que ofrecemos: seguridad. Y también nos sentimos bien cuando nos dan las gracias nuestros colaboradores, cuando agradecen las
instalaciones, el sentirse acompañados, respaldados, seguros y que saben que cobran al terminar.  Contamos con una plantilla fija de formadores, pero también con colaboradores expertos.Y éstos, a su
vez, hacen de prescriptores de otros formadores. Sobre todo, los docentes de formación de  formadores, que van conociendo a grandes profesionales y les enseñan cómo enseñar.


V.- Entonces, me despido con un muchas gracias, Carmen.
CA.- A ti, Mario.